Sunday, October 07, 2007

¿Que hay tras la Comunidad Penitenciaria de Coro (CPC)?
La historia inedita de la primera macrocarcel en Venezuela

Venezuela se ha dado ha conocer por sus altísimos niveles de violencia penitenciaria, su hacinamiento y sobre todo el grado infrahumano en el cual subsisten 20.000 venezolanos que comprenden el universo carcelario. También es celebre la dejadez por parte de los detentadores del poder y sus afines los cuales sutilmente achacan los problemas de esos planteles a "guarimberos carcelarios" o "agentes desestabilizadores", ¡vaya desfachatez! Pero al parecer el gobierno ha decidido tomar "cartas en el asunto", es decir, hacer algo. Pero como era de esperarse de la peor manera. Parte de su plan de "humanización carcelaria" es la construcción de un megaplantel de rehabilitación que han denominado la Comunidad Penitenciaria de Coro (CPC) esta es su historia:

Una Macrocárcel llamada "Comunidad"Como ya indicamos, la CPC forma parte del Plan Estratégico para la Humanización del Sistema Penitenciario venezolano, propuesto por el gobierno nacional. Pero lo simpático del asunto es que nadie sabe cómo es ni de qué se trata la "humanización del sistema penitenciario" ya que este supuesto "plan" no contó con la participación de organismos de derechos humanos, estudiosos del tema, activistas o particulares ajenos a las elites del poder. Es decir, hasta la actualidad los fines que guían dicho plan son un misterio.

La CPC tiene una construcción de 45.000 mts.² en un terreno que abarca 17.000 hectáreas, y una zona de seguridad alrededor que abarca una hectárea más, para evitar que comunidades se aposten cerca del centro de reclusión. La primera fase de esta obra, cuya inversión es de 60 millones de dólares será inaugurada el próximo mes de noviembre. El resto estará listo en febrero del 2007.

La empresa encargada de la construcción de la CPC es la empresa española Solub Cegema, la cual ha erigido 18 macrocárceles como esta en España. La compañía obtuvo el beneplácito del gobierno ha través de un proceso de licitación internacional, que no fue sometido a los controles que existen en la licitación tradicional. Recordamos al lector que esta modalidad se creo a mediados de los 90´s como concesión a las políticas impuestas por FMI y el BM. También recordamos que el BID, brazo del BM para Latinoamérica, es el principal financista del proyecto penitenciario. Esto solo demuestra la falacia impuesta por el gobierno sobre nuestra supuesta "soberanía". La colonización en la Venezuela bolivariana mantiene plena vigencia.
Razones para negarnos a la construcción de la Comunidad Penitenciaría de Coro (CPC):
1- Este tipo de mega-construcciones solo han ratificado el fracaso del sistema penitenciario en gestiones anteriores. Sacamos a colación el caso del Reten de Catia construida en los 60´s como "prisión modelo" del país. Basto una década para que el "coloso de Catia" se encontrara en total deterioro.
2- El sistema de trabajo propuesto para la CPC (metalmecánica, carpintería, textil y calzado, cerámica y artesanal), solo ayuda a mantener la "proletarización" del individuo, adecuándolo para su posible explotación por parte de algún "outsorcing" penal o de los patronos que lo explotarán al salir de prisión.
3- El resguardo y custodia de las instalaciones seguirá estando en manos de la Guardia Nacional, ahora Bolivariana. Esto representa una flagrante violación de las normas nacionales que establecen la custodia de los planteles por parte de personal civil.
4- La CPC se encuentra en un lugar alejado de Coro cuyo remoto acceso solo traerá complicaciones para los familiares de los reclusos, además con una tajante prohibición de construir a sus alrededores. Esto hará de la visita un "vía crucis" para los familiares y ayudará a repotenciar las mafias carcelarias que se aprovecharan de esta situación para vender a precios exorbitantes los traslados y servicios básicos para la movilización (agua, comida, autobuses, etc.)
5- El hecho de que la licitación haya sido de manera internacional en detrimento de los constructores nacionales. La CPC es una continuación más de las políticas neoliberales impuestas por el chavismo, enmarcadas en las políticas neoliberales del Banco Interamericano de Desarrollo y el Banco Mundial.
6- La CPC es construida por una filial de la principal compañía constructora de macrocárceles en España, dando garantía así de su carácter coaccionador y altamente disciplinario, tomando como modelo la Macrocárcel de Zuera y otros antros ibéricos de la humillación.
7- La mejor prisión es la que no existe.

¿Qué hacer?
Desde la Cruz Negra Anarquista de Venezuela queremos hacer un llamado a todos los privados de su libertad, familiares de reclusos, activistas de los derechos humanos y simpatizantes de la causa abolicionista a esforzarnos por detener la construcción de la Comunidad Penitenciaria de Coro. Su instauración final solo abrirá la compuerta para que nuevas macrocárceles sean creadas en todo el territorio nacional y por consiguiente seguiremos encadenados a la desidia y franca esclavitud que ellas representan. Ahora más que nunca nuestra consigna es "cada quien según sus tácticas, estrategias y afinidades pero todos contra la macrocárcel". CPC=Demolición

Cruz Negra Anarquista de Venezuela y los Andes.

2 comments:

Pablo said...

El artículo está interesante, pero he detectado un error. En el Estado Español no hay ninguna empresa que se llame Solub Cegema y que esté construyendo prisiones. Existe una empresa llamada ISOLUX CORSAN y que sí que está construyendo prisiones y se está dedicando en especial a la instalación de dispositivos de vigilancia y "seguridad", por ejemplo, en la prisión de Puerto de Santa María (Cadiz).
Para más información buscar en klinamen.org el artículo "El negocio de la construcción de prisiones" o en la publicación "Punto de Fuga" del mes de Junio en la sección la Lima.

¡¡¡Un fuerte abrazo libertario desde Valencia!!!

Pablo said...

He estado comprobando datos y efectivamente Isolux se está encargando de construir prisiones en Venezuela y también en el Estado Español.
Resulta curioso como Chavez va de revolucionario y luego está haciendo millonarias contratas a las más ruines multinacionales. Alimentando el negocio de la represión y al monstruo de la tortura.

Actualmente el estado español está construyendo 46 centros penitenciarios y ha multiplicado por cuatro la población penitenciaria en 30 años.
En los años 70 con la dictadura fascista de Franco habían 15.000 presos y hoy en día con la Monarquía Parlamentaria hay más de 65.000
Vamos a peor y nos dicen que vamos por el camino de la Democracia y la libertad.

Viva la anarquia!